Viñedos extremos

Un chiflado que plantó uvas en medio de París. Otro que embotella un Cabernet made in Manhattan. Sí, mis queridos, como en el mundo vitivinícola hay de todo y para todos los gustos, acá los invito a recorrer un par de geografías de los locos lindos del vino.

‘Latif Jiji estaba en su habitación en pleno Manhattan. Abrió la ventana de su balcón, se inclinó hacia fuera y tomó un puñado de grandes y verdes uvas… frente al panorama gris típico de los edificios de New York, este profesor de ingeniería de 79 años y oriundo de Iraq, hizo de su casa una bodega‘. Así como leen, este mismo párrafo se publicó a mediados de 2007 en The Washington Post y nos sorprendió a todos. Un fanático del vino blanco comenzando a plantar vides en su departamento en plena big apple en 1977 y hoy produciendo cerca de 100 botellas anuales que, se imaginarán, se las sacan de las manos.

El tema es que esto parece no ser un caso tan excepcional.

Montmartre es uno de los barrios más famosos de París, con su característico estilo bohemio que hospedó desde siempre a los artistas más famosos del mundo… por sus calles pasearon desde Pablo Picasso hasta Vincent van Gogh o Toulouse-Lautrec. Acá también, en la ladera de la colina, se puede visitar un pequeño viñedo construido en 1932 y plantado con Gamay, Pinot Noir, Sauvignon Blanc y Riesling. La bodega produce unos 300 litros anuales, en botellas que alcanzan precios monstruosos… dudo de que sea por su calidad, pero sería difícil no tentarse a ser propietarios de una de las pocas botellas de vino francés que recen la palabra ‘Montmartre – Paris’ en su etiqueta.

Qué se yo, locos lindos hay en todos lados, vieron. Ahora nos falta alfombrar la Nueve de Julio con Malbec y hacemos una versión ciento por ciento argenta de los viñedos extremos.

2 opiniones en “Viñedos extremos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *