Una copa para cada varietal

Jancis Robinson, Marina Beltrame, Patricio Tapia, Miguel Brascó y compañía, opinan sobre esta idea de contar con una copa específica para cada variedad de uva o estilo de vino. ¿Cuánta importancia les cabe a las copas?

Una de las mayores cristalerías del mundo, la austríaca Riedel, comenzó hace más de cincuenta años una investigación para fabricar copas que se ajustasen a distintos perfiles de vinos. Junto a un panel de expertos, descubrió que un mismo vino en distintas copas se mostraba de manera diferente y, en ocasiones, mejor. Así, encontramos en el mercado copas ideales para Malbec, para Cabernet Sauvignon o para regiones específicas, como la tradicional copa de Champagne. Aquí, algunos expertos en la materia nos cuentan qué opinan cuando se les propone contar con una copa para cada varietal.

Jancis Robinson // Periodista especializada – The Financial Times, Inglaterra // “Creo que, en base a las experiencias que ha demostrado la empresa Riedel, hay claras manifestaciones de que las copas pueden hacer una gran diferencia; de cualquier manera, los costos que supondría contar con una copa para cada varietal o denominación de origen, son demasiado elevados para mí, por lo que llevar esto a la práctica es difícil.”

Fernando Vidal Buzzi // Periodista enogastronómico // “En mi opinión, no creo que haga falta una copa especial para degustar cada varietal. Creo que la tradicional copa de degustación funciona perfectamente con todos los vinos”

Mariana Beltrame // Directora de la Escuela Argentina de Sommeliers (EAS) // “Hay mucho estudio hecho al respecto, y realmente está probado que el vino cambia, en algunos casos, de manera muy evidente respecto a la copa en la que se prueba. Si se investiga un poco el tema, uno se da cuenta de que esto está muy avanzado. De cualquier manera, en la vida se simplifica esto violentamente; yo tengo una casa y no una cristalería, por lo que con tener una copa para vino tinto y otra para blanco es suficiente. También creo que ningún profesional podría decir que da lo mismo, porque si realmente se hace el ejercicio de probar un mismo vino en distintas copas, te das cuenta de que no es igual. Que todos después lo simplifiquemos es otro tema.”

Patricio Tapia // Periodista especializado en vinos // “Me encantaría tener una copa para cada variedad porque he visto que copas específicas ayudan a varietales específicos a mostrarse mejor, tanto a nivel aromático como gustativo. Sin embargo, también siento que es más bien un tema para fanáticos u obsesos. Un set de buenas copas de tinto y otro bueno de blancos está bien. Ahora, mejor es tener un set para varietales bordeleses y otro para cepas mediterráneas, en tintos. Y en blancos, unas buenas copas de vino dulce y otras copas para espumante son un buen complemento a las clásicas para vino seco”

Daniel López Roca // Director de ArgentineWines.com // “Cuando por primera vez escuché hablar sobre este tema, hace unos 12 años, me pareció que el marketing había llegado demasiado lejos. Luego, en casa de Ricardo Santos hicimos una experiencia con diferentes copas de iguales vinos y me sorprendí; quedé entusiasmado con la diferencia que se podía apreciar. Desde entonces he podido repetir esta experiencia varias veces. En cuanto al uso de diferentes copas para diferentes vinos, no me siento tan sofisticado como para tomarlo como norma en casa… con una copa para Malbec y otra para Sauvignon me basta.”

Miguel Brascó // Escritor y periodista especializado en vinos // “El desarrollo de Georg Riedel es ponderable. No cabe duda de que esos diseños mejoran la apreciación de los vinos. Una copa especial para cada cepaje me parece un poquito mucho. También la fashion Riedel que casi nunca está a la altura de los genuinos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *