photo photo

UN VINO de Marcelo Copello

Un espacio en MarianoBraga.com en el que destacadas personalidades de la gastronomía, la enología y la cultura en Argentina y el mundo nos cuentan sobre ese vino que les dejó una huella. Esta vez, Marcelo Copello.

Marcelo Copello es crítico de vinos brasilero

 

¿Un vino inolvidable? Bueno, hay algunos famosos que son fáciles de recordar, como el Pétrus 1961, Romanée-Conti 2000, el Richebourg 1937, Madeira 1795, Grandjó 1925, Vin de Glaciers 1888, Château Latour 1961, Vega Sicilia Único 1952, Château d’Yquem 1961, Penfolds Bin 60A 1962, Dominus Double Magnum 1994, Krug 1961, Massandra 1937, Penfolds Grange 1954, Kistler 1980 y tantos otros… la lista es muy larga.

Los momentos realmente memorables con el vino, muchas veces permiten que lo más importante no sea directamente esa etiqueta, sino la compañía, los protagonistas y el contexto. Hay muchos momentos inolvidables con un blanco o un tinto, pero a veces uno no recuerda a ciencia cierta de qué etiqueta se trataba. Pero no importa, ese vino era maravilloso.

A veces, el mejor vino del mundo no tiene un nombre.

 

Realmente, una poesía la manera en la que Marcelo termina de describir una situación a la que quisimos ponerle nombre y apellido en UN VINO. Pero es cierto: el vino no puede analizarse como un ente abstraído de la realidad, aislado del mundo de los hombres que, en definitiva, le damos vida y lo disfrutamos. Tan hermoso es poder llegar a vinos de la talla que describe Copello como también lo es disfrutar de esas etiquetas ignotas, que pueden pasar inadvertidas en la vida, pero que el momento las transforma en algo superlativo. De eso se trata también el disfrute.

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo último en Instagram
|

¿Te gustaría recibir todas nuestras novedades?

¿El culo habla?

Culo o picada, es esa curvatura cóncava que tienen las botellas en su base. Algunas incipientes, apenas perceptibles, pero otras

Ver más »