UN VINO de Ennio Carota

Un espacio en MarianoBraga.com en el que destacadas personalidades de la gastronomía, la enología y la cultura en Argentina y el mundo nos cuentan sobre ese vino que les dejó una huella. Esta vez, Ennio Carota.

Ennio Carota es cocinero

 

El vino que más me marcó fue el Sassicaia: un tinto denominado “súper toscano” y considerado como uno de los mejores exponentes italianos. Se trata de un blend de Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc.

Al descubrirlo por primera vez me produjo dos sensaciones inmediatas. Una, la característica particular del mismo y, la otra, me hizo volver inmediatamente a mi infancia, donde aprendíamos en la scuola elementare una poesía de Giosuè Carducci, Davanti San Guido, que es el lugar de producción del Sassicaia.

Davanti a San Guido // I cipressi che a Bólgheri alti e schietti // Van da San Guido in duplice filar // Quasi in corsa giganti giovinetti // Mi balzarono incontro e mi guardar. // Mi riconobbero, e— Ben torni omai — // Bisbigliaron vèr’ me co ‘l capo chino — // Perché non scendi ? Perché non ristai ? // Fresca è la sera e a te noto il cammino. // Oh sièditi a le nostre ombre odorate // Ove soffia dal mare il maestrale: // Ira non ti serbiam de le sassate // Tue d’una volta: oh non facean già male! // Nidi portiamo ancor di rusignoli: // Deh perché fuggi rapido cosí ? // Le passere la sera intreccian voli // A noi d’intorno ancora. Oh resta qui! — // — Bei cipressetti, cipressetti miei, // Fedeli amici d’un tempo migliore, // Oh di che cuor con voi mi resterei— // Guardando lor rispondeva — oh di che cuore ! // Ma, cipressetti miei, lasciatem’ire: // Or non è piú quel tempo e quell’età. // Se voi sapeste!… via, non fo per dire,

Cuando lo probé estaba en Toscana comiendo una ensalada de funghi porcini. La combinación con el vino fue irreproducible.

 

Una etiqueta referente de los mejores vinos de Italia. Sassicaia es el emblema de Tenuta San Guido: un mix de 85% Cabernet Sauvignon y 15% Cabernet Franc del que se producen aproximadamente 180.000 botellas anuales. Fue de los primeros “súper toscanos”, es decir, esos vinos maravillosos que, al salirse de los límites impuestos por las leyes de las denominaciones de origen, debían definirse como etiquetas dentro de los niveles básicos de calidad.

“Básico”, evidentemente, es un término demasiado relativo (y bastante poco exacto para el caso).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *