Quién es quién en el mundo de la cerveza

En este nuevo especial de Miércoles de cervezas, los invito a dar un brevísimo repaso por los principales ingredientes de una cerveza, y cuál es la función de cada uno de ellos.
Por Marcelo Braga, propietario de Nuevo Origen Microcervecería

Agua // Representa entre el 90% y el 96% de la cerveza. De acuerdo a los minerales que tenga, aportará distintos perfiles a las cervezas. Aguas blandas (aquellas baja en carbonatos, dureza, entre otros), por ejemplo, son ideales para cervezas lagers estilo Pilsen, mientras que aguas más duras (altas en carbonatos y sulfatos, entre otros), son apropiadas para estilos ingleses como Pale Ales o IPA (India Pale Ale).

Cebada malteada // Es el grano más utilizado en cervecería gracias a su alto contenido en almidones y buenos porcentajes de proteínas. A la cebada se la hace germinar controladamente hasta cierto punto, luego es secada y, en algunos casos, tostada para transformarse en malta. Esta malta posee las enzimas necesarias para degradar el almidón en los azúcares que, posteriormente, serán fermentados por las levaduras. Además, las proteínas que contiene son las encargadas de darle el cuerpo y la espuma clásica de esta bebida. De acuerdo al tipo de malta que se utilice, se aportarán distintos aromas frutados, a pan, tostados, a caramelo o a café, entre otros.

Lúpulos // Son los responsables de darle principalmente el amargor a la cerveza y, en diversos estilos, aromas y sabores que dependen de la especie y origen del lúpulo. Sin este ingrediente, la cerveza sería una especie de té dulce. Lúpulos ingleses dan perfiles terrosos y herbáceos, mientras que los lúpulos alemanes se caracterizan por sus aromas florales. Los lúpulos americanos, finalmente, resaltan por su acentuado aroma cítrico.

Levaduras // Es la responsable de transformar todos los azúcares aportados por la malta en alcohol y dióxido de carbono, más otros compuestos que aportan al bouquet de la cerveza. Puede contribuir con perfiles frutados (como en las cervezas inglesas), secos y neutros (especialmente en cervezas americanas), o especiados (como las que se utilizan en estilos belgas o de trigo).