1509032_542955892490603_7332702156591460028_n

mis5 blancos que vuelan la peluca

Desde el Resero hasta esa sensación que casi nos obliga, hoy, a decir que disfrutamos un blanco en voz baja. Vamos, vamos, hay cosas fantásticas por descorchar. Así como un ventarrón: abrís uno de éstos y te parten el bocho.

mis5blancosPensar que en la época del Resero sanjuanino, en Argentina beber blanco era lo más.

La cosa cambió hoy, vaya si lo hizo, y eso a veces nos ha casi obligado a decir en voz baja: “sí, che, a mí me encanta este Torrontés”.

¿Qué habrá pasado en el medio? Nuestra cocina carnívora hizo su parte, evidentemente, pero también pudo haber sucedido que, en pos de apostarlo todo al Malbec y compañía, durante años los blanquitos y rosaditos quedaran a un lado. Pero, ¡momento! hay cosas que pueden enloquecerlos por completo. Chardonnay de altísima gama, Sauvignon dominados por el atrevimiento y un Torrontés tan natural que enternece hasta las lágrimas.

Queridos míos, tomen lápiz y papel. Éstos blancos están dispuestos a excitar hasta al paladar más tinto que puedan encontrar:

 

Catena Zapata White Stones Chardonnay

Catena Zapata otra vez marcando el rumbo. Alejandro Vigil es un enamorado del Chardonnay, y uno de los enólogos locales que más ha apostado al descubrimiento de regiones para mostrar facetas diferentes del cepaje. Éste es un blanco que golpea la puerta para entrar; mineral, algo salado, con un dejo a jazmines y el aporte del caramelo en el final. Es sigiloso, sutil, pero eso no le quita contundencia. ¿Querés un Chardonnay con carácter, que sea singular y que te maraville por completo? Probá con este, vas a ver lo que es.

Para mis5 caté la cosecha >> 2009.
Precio en Argentina >> 700 pesos (100 dólares).
Viene de >> El ya mítico viñedo Adrianna que la familia Catena tiene en Gualtallary, Valle de Uco, Mendoza.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> 13% de alcohol, un pH de 3,25 y completamente fermentado en barriles de roble francés de entre 225 y 500 litros. Poco battonage y entre 12 y 16 meses de crianza en esos mismos toneles, aunque, les soy sincero, la madera está magistralmente amalgamada.

 

Etchart Privado Torrontés

Y, sí, no iba a faltar. Creo que ya en la cuna defendía a esta estilizada botella color caramelo que resguarda, adentro, el Torrontés con mayor tradición, tipicidad y personalidad de la Argentina. Etchart la tiene clara con esta uva, y allá por las nubes de Cafayate el Torrontés se desnuda; muestra la entrepierna entera, pero sin venderse al mejor postor. Es un Torrontés hecho y derecho, de esos con final amargo y olor a verano. Es un vino que te acerca a la felicidad y, en el camino, no te obliga a desembolsar una fortuna.

Para mis5 caté la cosecha >> ¡Vaya uno a saber! Desde hace algún tiempo ya no denuncia la añada en su etiqueta.
Precio en Argentina >> 19 pesos (2 dólares).
Viene de >> Cafayate, Salta.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> Una graduación alcohólica de 13,3% y 1,86 gramos por litro de azúcar residual, lo que lo hace sutilmente dulzón. 5,84 gramos por litro de acidez total y un pH de 3,5.

 

Lindaflor Chardonnay

Dos Chardonnay en esta selección, y cada uno parado en un extremo. Mientras que el White Stones es pura sutileza, el Lindaflor se lleva todo por delante. Es un blanco arrollador, perfumadísimo, con madera hasta la médula y ese carácter mantecoso, cremoso, delicioso, oso, oso. Más allá de que banco a muerte a Marcelo Pelleriti, enólogo de Monteviejo, en esto soy objetivo: el tipo es un capo absoluto. Es un Chardonnay de estilo contundente, acidez perfecta y final eterno. Para probar, decididamente.

Para mis5 caté la cosecha >> 2012.
Precio en Argentina >> 165 pesos (24 dólares).
Viene de >> Vistaflores, Valle de Uco, en Mendoza, a 1.100 metros de altura.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> Fermentado en barricas de roble francés y con un 15% de alcohol que, a pesar de ser alto para un blanco local, lo cierto es que se necesita para respaldar el volumen que le da la madera y la explosión de frutas tropicales que hay en nariz.

 

Montesco Agua de Roca

¡Sauvignon! ¡Sauvignon! Y una etiqueta que, ustedes saben, me vuelve loco. ¿Se acuerdan? En El Desafío 2011 lo elegí como vino del año después de catar 2011 botellas, lo cual no fue poco. Y en aquel momento me había volado literalmente la peluca. Era la cosecha 2011. Dos añadas después, se sigue consolidando como uno de los blancos más salvajes y desprejuiciados del país, mineralísimo, casi salado, con olor a pólvora y humo. Cero madera. Criado en huevos de cemento. Y de la mano de Matías Michelini lo cual es, como mínimo, una garantía absoluta.

Para mis5 caté la cosecha >> 2013.
Precio en Argentina >> 120 pesos (17 dólares).
Viene de >> Gualtallary, claro, el refugio de los Michelini en el Valle de Uco mendocino.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> Aunque la etiqueta no lo dice así como así, se trata de un 100% Sauvignon Blanc que alcanza un 9,5% de alcohol (sí, sí, 9,5).

 

Punto Final Sauvignon Blanc

Primer vino extranjero de mis5. Y lo elegí, en realidad, porque es una etiqueta súper fácil de conseguir en nuestro país. Aunque las uvas llegan de Chile, al venir de la mano de Bodega Renacer su distribución en Argentina está asegurada. Nuestro vecino del oeste, se sabe, tiene condiciones inmejorables para esas cepas que aman los climas frescos. El Sauvignon Blanc, por ejemplo. Éste es uno de esos herbáceos, sin rastro de madera, fresco, casi mentolado. Para descubrir un Sauvignon típico chileno, ni lo duden.

Para mis5 caté la cosecha >> 2013.
Precio en Argentina >> 90 pesos (13 dólares).
Viene de >> El Valle de Casablanca, en Chile.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> Proveniente de viñedos de más de 13 años con producciones menores a las 10 toneladas por hectárea. Fermentado con levaduras indígenas durante 15 días y alcanzando un 12,5% de alcohol.

 

Como siempre en mis5, la selección es completamente antojadiza. Hoy, más que nunca, signada porque a mí me fascina el Sauvignon atrevido, ese que de la acidez te carcome los dientes, y el Torrontés desprolijo, desnudo, que se muestra tal como la vid lo trajo al mundo. A eso quise sumarle un par de Chardonnay de alta gama, para subrayar que hay enólogos que apuestan con cuerpo y alma a la gran uva blanca y que, seguramente, solo a partir de ella podamos lograr un reconocimiento mundial en materia de blancos.

Así como un ventarrón: abrís uno de éstos y te parten el bocho. Yo sé lo que les digo.

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo último en Instagram
|

¿Te gustaría recibir todas nuestras novedades?

¿El culo habla?

Culo o picada, es esa curvatura cóncava que tienen las botellas en su base. Algunas incipientes, apenas perceptibles, pero otras

Ver más »