Los vinos de Bolivia

La experiencia de altura de los vinos del altiplano está dominada por la singular Moscatel de Alejandría. Pero también hay Riesling, hay casi 500 años de historia vitivinícola y hay, además, un lindo futuro por delante.

Como en prácticamente todos los recovecos de Latinoamérica, la producción de vino no es reciente. Junto con los misioneros católicos se produjo una fenomenal difusión de la vid a lo largo de la Cordillera de los Andes y, sin ser la excepción, Bolivia también vivió ese proceso.

Hoy, la producción se concentra fundamentalmente en Tarija, en donde las inversiones locales han concentrado esfuerzos y, juntas, desarrollaron el concepto de “experiencia de altura”. Esta idea, que a los argentinos nos suena muy familiar, está sostenida en las características del terruño boliviano, en sus suelos pobres y secos ubicados a gran altura.

 

El reino de la Moscatel

No caben dudas de que la cepa más importante del país es la Moscatel de Alejandría. Más del 80% de las vides implantadas corresponden a este varietal que, además de utilizarse para elaborar vinos y para consumir en fresco, es el espíritu del Singani, el aguardiente de uva más famoso de Bolivia.

Pero también hay espacio para las cepas finas que, montadas en una reconversión vitícola comenzada a partir del año 2000, están ganando terreno. La tinta Cabernet Sauvignon se ha difundido con singular intensidad, al igual que la Malbec, Tempranillo, Merlot, Tannat y Syrah. Entre las blancas, más allá de la Moscatel, se pueden ver algunas plantas de Riesling, Chardonnay y Sauvignon Blanc.

 

Contando

En Bolivia hay cerca de 2.000 hectáreas plantadas con vides, de las cuales el 80% están ubicadas en el departamento de Tarija. El rendimiento promedio por hectárea es cercano a los 150 quintales. Más de 2.000 familias viven del vino, teniendo cada una cerca de 0.9 hectáreas propias. La actividad genera aproximadamente 5.000 empleos directos y 11.000 empleos indirectos. Los viñedos bolivianos, algunos de los más altos del mundo, se localizan entre los 1.500 y 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

2 opiniones en “Los vinos de Bolivia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *