Guía de compras: 3 Malbec que marcaron la historia argentina

Etiquetas emblema que ayudaron a posicionar nuestros vinos en el mundo. Malbec de culto, de distintas latitudes y, lo fundamental, con mucho que contar. ¿Querés beber nuestra historia? Agendate este trío de botellas para cuando estés de visita por la vinoteca. 
Achával Ferrer Finca Altamira 2009
Achával Ferrer – La Consulta, Valle de Uco, Mendoza

altamiraEs parte de nuestra historia moderna. Se los conté en el video de Mis Malbec de Mendoza, y vuelvo a repetírselos: el Finca Altamira abrió mercados, rompió records, logró hitos que ningún otro tinto moderno nacional haya logrado. Los 99 puntos que Robert Parker le puso a la cosecha 2009 hicieron historia, al convertirlo por aquel entonces en el vino sudamericano mejor puntuado de la historia por su publicación. Pero esto es solo un detalle, porque desde sus inicios se trató de una etiqueta que no ha dejado de cosecha elogios, medallas, diplomas y compañía de los críticos del mundo.

Precio sugerido en Argentina de la cosecha actual: 1.050 pesos (105 dólares)

 

Yacochuya Malbec 1999
San Pedro de Yacochuya – Yacochuya, Salta

yacochuyaFueron los inicios de Rolland en Argentina, apostando a un territorio tan hostil para el hombre como agradecido para la vid. Unos kilómetros adentro de la montaña desde Cafayate, subiendo hasta los dos mil y pocos de altura, trepando alcoholes siempre altísimos y regalando brutalidad a troche y moche.

Yacochuya significó el desembarco de un enólogo estrella en la Argentina, firmando por primera vez de puño y letra la emblemática etiqueta 1999 del cardón que, cuando el mundo poco conocía de nuestros vinos, siempre se hacía un espacio en las góndolas del planeta.

Precio sugerido en Argentina de la cosecha actual: 540 pesos (54 dólares)

 

Weinert Estrella 1977
Weinert – Luján de Cuyo, Mendoza

weinertEl más difícil de conseguir porque, claro, es de lo más histórico. De la mano del enólogo Don Raúl De La Mota, ya algo contó su hijo Roberto cuando lo entrevistamos: este Malbec fue un símbolo, una luz que guió el camino varietal de todos los que le siguieron detrás, siendo pionero con la cepa en un contexto que buscaba solo Cabernet y Merlot.

¿Les digo la verdad? Nunca he tenido la fortuna de descorcharlo, así que si lo llegan a encontrar por ahí, no estaría mal que me inviten una copa.

El precio es difícil de saber, porque son poquitas las botellas que quedan, mayormente atesoradas por fanáticos del vino que las resguardan bajo siete llaves. En la web pueden conseguirse remanentes entre 2.000 y 3.000 pesos argentinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *