Entrevista con Roberto Petersen

Es uno de los cocineros más recordados de la televisión, por sus clásicos y entretenidos programas en donde, junto a sus hermanos, deja volar sus creaciones culinarias. Acá los invito a leer una entrevista exclusiva con él.

Roberto Petersen no es de esos cocineros que reniegan de su rol mediático. Es, más bien, un trabajador que ve a la televisión como una forma de dar a conocer sus creaciones culinarias, pero tan sólo como algo periférico, como si apenas lo rozara: “la televisión me ha dado mucho; me divierto y puedo demostrar lo que sé hacer mientras aprendo de otros, porque esta tarea debe ser de una constante formación” confesó hace ya mucho tiempo en La Nación. Y así demuestra ser un hombre afable. Un hombre que admira la labor de grandes cocineros como Alicia Berger, el inolvidable “Gato” Dumas o Francis Mallmann, a quienes señala como “distintos”. Sin embargo, Roberto también logra transmitir una vibra incomparable en sus programas de televisión… allí donde, junto a sus hermanos, tornan el arte de la cocina en algo tan divertido.

¿Cómo se las ingenia para trabajar junto a sus hermanos dentro de una cocina (con toda la presión que eso significa) y sobrevivir al intento? Trabajamos juntos desde hace 25 años con alegría y disfrutando lo que hacemos. En la cocina siempre hay mucho respeto y admiración por el otro, lo cual hace que la convivencia sea muy fácil. Es más, cuando nos juntamos en una cocina nos potenciamos y siempre es un buen momento.

¿Qué es lo mejor de ser un “cocinero mediático”? No tengo ni idea… yo creo que somos sólo cocineros.

Pero imagino que alguna vez le han hecho saber de ese prejuicio (bastante difundido, por cierto) de que quienes cocinan en la televisión no son buenos chefs. ¿Qué opina de eso? No hay que ser experto para darse cuenta que muchos cocineros en televisión son muy malos; te lo comenta la misma gente. Pero, como en todo, hay cocineros malos y algunos buenos, simplemente que en televisión no sólo es cocinar, y queda todo expuesto. Hay sólo unos pocos que hacen la diferencia, como lo fue el gran Gato Dumas o Francis Mallmann.

Alguna vez usted admitió que en la cocina de Los Petersen no se sirven platos complicados, sino recetas prácticas y de sabores nítidos. ¿Cree que es esta la característica más diferenciadora de su propuesta? Lo más importante de nuestra cocina son los buenos productos y platos ricos, para comer, sin olvidarse de un excelente servicio. Por supuesto que siempre hay que crecer, sorprender e innovar.

¿Cómo es su relación con los vinos? Yo estoy orgulloso de todos los muy buenos productores que tenemos en Argentina, ya sea un viñedo o un buen aceite de oliva. Me encanta poder tomar una buena copa de vino, pero no me gusta tanta palabra que hay sobre el tema. Creo también que la relación cocina y vinos es importante, nosotros tratamos de que cada cual tenga su lugar.

Por último, nos encantaría que pueda contarnos alguna anécdota que le haya sucedido en la cocina. Algún día voy a escribir historias dentro de la cocina… hay miles de anécdotas. Recuerdo la vez que haciendo un catering para 500 personas se largó a llover, pero la anécdota fue que también llovía dentro de la cocina. O un casamiento en el que, en plena entrada de la novia, se cortó la luz en el medio de un campo privado; terminaron la ceremonia y cocinamos todo… con la luz de mi camioneta. O como en otra ocasión, cocinando arriba de un barco y se largó una tormenta del sudeste: terminaron los invitados VIP muy mal y, claro, todos sin comer.

Un comentario en “Entrevista con Roberto Petersen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *