Entrevista con Martín Caparrós

En esta nota hablamos con el reconocido escritor y periodista sobre un gran vino español que guarda desde hace muchísimos años: el Único de Vega Sicilia, la joya total y absoluta de la Ribera del Duero.

Se sabe: Martín Caparrós es uno de los máximos escritores, periodistas y cronistas de nuestro país. Lo que posiblemente no muchos sepan es que, además, Martín Caparrós es un amante de la buena vida y un personaje cuya itinerante vida le ha propuesto vivir en diversos países, codearse con las más variadas culturas y, desde ya, disfrutar grandes vinos por doquier. Su tesoro, del cual yo no les voy a hablar, tiene mucho que ver con eso.

Martín, ¿Cómo definiría su relación con el mundo del vino? La vedad que al mundo no le hago mucho caso, pero al vino lo bebo todo lo que puedo. Me gusta, tomo casi todos los días pero nunca mucho. Me gusta el sabor, sus olores pero no la sensación de haber tomado más de lo que querría. Y también, de vez en cuando, me gusta leer cosas sobre el tema.

¿Recuerda cuál fue el momento a partir del que se empezó a interesar por el vino? Mirá, yo creo que probablemente el primer vino con el que entendí que esto era algo más fue con el protagonista de nuestra historia: el Vega Sicilia. Cuando tenía 14 años, vino un primo mío mayor español, que vivía en Madrid y, entre otras cosas, me contó que tenía una botella guardada para abrir cuando se muriera Franco. Franco tenía un peso importante en la vida de mi familia porque ellos se habían tenido que ir de España después de haber estado en el bando perdedor de la guerra civil; por eso es que tenía guardado ese vino para descorcharlo el día que él muriera. Y creo que fue cuando entendí que un vino podía ser algo más.

¿Qué Vega Sicilia tiene guardado? Es una cosecha muy rara, que se llama “Único” y es una etiqueta que no dice qué cosecha es, porque lo hacen con un par de añadas; el que tengo creo que incluye las del ‘75 y ‘81, si no recuerdo mal… solamente una vez lo busqué en Internet para ver bien cómo era, me guardé el papelito pero desapareció hace ya bastante tiempo. Es, además, un vino que tengo desde hace mucho. Después escuché hablar muchas otras veces del Vega Sicilia. Yo viví varios años en España, mi familia es española y tengo una relación muy fuerte con el país, por lo que te imaginarás que siempre he escuchado hablar del Vega Sicilia. Tomé varias veces el Viña Valbuena, que es otra línea de esa bodega y el Alión, pero nunca un Vega Sicilia.

¿Cuándo tiene pensado abrirlo? Eso no te lo voy a contestar. Falta ya menos de un año para que lo abra, pero no te voy a contar más. De cualquier manera, yo suelo comprar y guardar vinos, aunque ésta es la única botella que compré ya con un propósito determinado y que he guardado desde entonces.

¿Le ha pasado alguna vez de abrir un vino que había guardado durante mucho tiempo y sorprenderse? Si, te cuento. Hace relativamente poco, el año pasado, abrimos una botella de un Bordeaux más o menos menor, de 1995 que fue un buen año, pero que no tenía por qué impresionar y la verdad es que terminó resultando una absoluta sorpresa. Otra vez que me sorprendí, pero esta vez para mal, fue durante una cena con unos primos míos en París, hace 2 ó 3 años. Yo llevé un supuesto gran vino argentino; yo había viajado en avión y se sabe que tanto traslado no es bueno para el vino. Uno de mis primos había llevado un Châteaux Margaux, el otro un borgoña de 25 años y yo, éste. Pero lo peor fue que no solamente el que yo había llevado no estaba bien, sino que los 3 vinos habían salido malos. La verdad, fue una noche catastrófica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *