imagen1(107)

En la isla de la fantasía

Excedentes y un consumo en declive son claves del panorama vitivinícola mundial actual. A excepción, claro, de la Argentina. Les propongo que veamos algunas de las razones del éxito nacional fronteras afuera.

Que el mercado mundial de vinos está en constante evolución no es una novedad. Tampoco lo es el escenario tambaleante que pone en jaque a algunos de los principales países productores del mundo, como Australia, Francia o España.

Consumos que caen, cuantiosas producciones que no pueden ser absorbidas por el mercado interno y que, cuando saltan sus propias fronteras, se encuentran con una competencia tal que hace casi imposible la diferenciación.

Y, sin embargo, la realidad argentina es sensiblemente distinta. Los números aún nos juegan a favor, la prensa habla positivamente del vino argentino y mercados como el norteamericano se cansan de repetir una y otra vez las bondades del Malbec. Entonces… ¿Cómo es posible que países como Australia tengan dificultades al momento de vender sus etiquetas y la Argentina, bastante más novata en la disputa global, parezca recorrer serena la isla de la fantasía? Atribuirle esta situación a un único factor sería un tremendo error, por lo que les propongo ver algunas de las (muchas) razones por las que el vino argentino conquista cada día con más fuerza el competitivo mercado mundial:

Malbec, Malbec y, quizás, un poco más de Malbec // La diferenciación (cuestión de la que me han escuchado hablar más de una vez aquí) es una de las claves: ofrecer algo novedoso a un consumidor que busca nuevas alternativas. Por estos días está circulando una noticia que atemoriza a más de un productor: Chile, Estados Unidos y Francia amenazan con “robarnos” la originalidad del Malbec. Sólo hay una respuesta para esto y me permito tomar las sabias palabras de Eduardo Pulenta: ‘Debemos trabajar mucho en seguir buscando la excelencia, porque la competencia se viene’. Si simplemente entendemos esto, no tendríamos que llegar a tener mayores inconvenientes. Sé que las comparaciones son odiosas, pero Australia seguirá siendo Shiraz, Rioja seguirá siendo Tempranillos y Borgoña continuará elaborando alguno de los mejores Pinot Noir del mundo.

La prensa internacional es un factor que creo decisivo // Casi diría que me canso de leer a diario elogios para vinos argentinos en Decanter, Wine Spectator, The Wine Advocate o en boca de críticos especializados (olvidemos un poco los “puntajes en baja” de Jay Miller). Esto suma en mercados muy competitivos como el norteamericano o británico, quienes marcan tendencia.

La famosa relación precio-calidad es importante, pero en un contexto de vaivén de los mercados, es fundamental // Hace tan sólo algunas semanas salió una nota en Wine Spectator en donde se monitoreaba los cambios en las pautas de consumo del bebedor de vinos norteamericano frente a la crisis mundial: “El gran ganador fue Argentina, la única región cuyos vinos fueron más consumidos por un amplio número de consumidores (38%) en comparación con la cantidad que bebían un año atrás. […] En tintos, la asombrosa respuesta mayoritaria fue Malbec, como la nueva uva que han incorporado.”

Y claro, no podemos olvidar el excelente trabajo de las bodegas y de Wines Of Argentina // La tarea que han venido desarrollando en los últimos tiempos es fenomenal, y cualquiera que haya tenido la posibilidad de recorrer vinotecas y bodegas de algún otro punto del planeta, seguramente esté de acuerdo conmigo en decir que, cada día más, se escucha hablar de este buen trabajo.

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo último en Instagram
|

¿Te gustaría recibir todas nuestras novedades?

¿El culo habla?

Culo o picada, es esa curvatura cóncava que tienen las botellas en su base. Algunas incipientes, apenas perceptibles, pero otras

Ver más »