El olvidado oasis sur

¿Por qué hablamos tan poco de San Rafael y sus alrededores? ¿Por qué estos viñedos, de los más tradicionales de la Argentina, duermen entre las sombras desde hace décadas? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

“Acá tenemos grandes extensiones de viñedos pero muy pocas bodegas trabajando la alta gama”, dice Mauro Nosenzo, enólogo de Algodón Wine Estates, mientras tira la primera piedra sobre un tema que ronda mi cabeza desde hace largo tiempo: ¿por qué hablamos tan poco de San Rafael y sus alrededores? ¿Por qué estos viñedos, de los más tradicionales de la Argentina, duermen entre las sombras desde hace décadas?

Si los vinos están requetebién.

Si esas tierras son visitadas por miles cada verano.

Si Mendoza está en boca del mundo.

¿Por qué? ¿Por qué si a su alrededor, apenas unos kilómetros al Norte, el Valle de Uco no deja de brillar como la nueva zona candente de los grandes vinos argentinos?

El oasis sur está olvidado. Hace un cameo fugaz de vez en cuando, dejando que el resto de Cuyo parlotee mientras acá domina el silencio.

Si vamos a los números duros, sorprenden: mientras que Mendoza en su conjunto vio crecer casi un 10% la superficie de viñedos en la última década, si tomás solo el Oasis Sur (General Alvear, San Rafael y el incipiente Malargüe) ves que cayó entre un 12% y un 24%. Sí, claro, es una tendencia: regiones tradicionalmente vinculadas a vinos de batalla como San Juan, La Rioja o la zona Este de Mendoza, tienen esta predisposición decreciente en donde la merma de viñedos se superpone con la restricción en los rendimientos en pos de mejorar la calidad.

Hay un trabajo genial que se está haciendo, siendo el motor principal por el que, muy de a poco, se escuchan algunos susurros del sur. “Vinos de San Rafael” busca recapturar la esencia de tantas y tantas bodegas familiares que colorean las rutas arboladas de la zona. Allá, como (seguramente) en ningún otro lugar de la provincia, aún subsisten proyectos añosos que se transmiten de abuelos a nietos. “El desarrollo comercial de nuestros antecesores, iniciado en 1868, fue el causante de la relación con la familia Arizu, pioneros de Villa Atuel, que implantaron los primeros viñedos en 1908”, recuerda Alberto Goyenechea, hoy quinta generación de la familia enraizada en estas tierras.

Y así como ellos, San Rafael y sus alrededores protegen todavía hoy un archivo hermoso de negocios familiares, proyectos grandes y no tanto que permiten que el vino patero conviva con tintos con ínfulas. Solo es cuestión de dejarnos seducir por estas tierras. Una vez más, como hace años.

 

Mapa de MendozaGPS

Doscientos kilómetros, viajando desde la ciudad de Mendoza a través de las rutas 40 y 143 rumbo al Sur. Así llegás a San Rafael, el distrito que, junto a General Alvear, compone el grueso del Oasis Sur porque, hay que decirlo, a ellos se les agrega tímidamente Malargüe, con apenas un viñedo de 0,9 hectáreas aún en etapa experimental.

Se calculan alrededor de 25.000 hectáreas de viñedos, todas ubicadas entre los 480 y los 750 metros de altitud, las más bajitas de la provincia. Bonarda, Criolla Grande, Moscatel Rosado, Malbec y Cabernet Sauvignon ocupan, en ese orden, el TOP5 de popularidad, dejando en claro que aún las uvas criollas y tradicionales se sacan chispas con los varietales finos más cotizados.

2 comentarios en “El olvidado oasis sur

  1. Estimado Mariano:
    gracias por poner el tema en resalto. Mi querido padre una vez me dijo que los Mendocinos somos gente de Oasis, cada Oasis son un mundo, tan apartado del siguiente que nos desconocemos. Una vez escuché a Luis Marteguini que sorprendido, en una capacitación que había dado en San Rafael para gastronomía y emprendedores relacionados, veía como estos mismos desconocían los nombres de Lunlunta, Agrelo, y gualtallary. Eso sustentaba la tesis de mi Padre que con suspicacia pero atento, escuché.

    San Rafael no recibió el auge de inversiones, ni en turismo ni menos vitivinicolas, que tuvo Mendoza en estos ultimos 20 años. Hay razones técnicas quizás para pensar en la vid. El granizo una. cae mas piedra que en el norte.
    Pero San Rafael tiene un gran potencial, tres grandes Champañeras se establecieron (Bianchi, Peñaflor en Suter y Mumm en la antigua Balbi). Hay un proyect de hacer San Rafael un especie de región de Espumante, Como Champagne, Saint Sadurní o Asti. Ojalá no sea solamente una buena idea. Falta ahora que la gente que está en ese tema sean los verdaderos protagonistas de esta idea.

    gracias

    Javier
    ( Un San Rafaelino, Sommelier que aprendió a amar su tierra, solo estando lejos de ella..)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *