El Disfrute, mejor programa gastronómico

Estoy orgulloso. El Disfrute, el programa radial en el que participo domingo tras domingo desde hace ya cuatro años, recibió el Martín Fierro Federal como mejor programa gastronómico de la Argentina.

Un 30 de Marzo, pero hace ya cuatro años, llegó a mi casilla un mail sorprendente. Era de un tal “Mariano Martín”, un productor de un programa radial en Mar del Plata con quien, de casualidad, las redes cibernéticas nos habían encontrado.

Yo recién empezaba en el mundo del vino, recién había terminado la carrera de Sommelier y esta persona, absolutamente loca, me escribía para preguntarme si me interesaría hablar de vinos en su programa de radio. Un loco, definitivamente.

Lo recuerdo como si hubiese sido ayer. Era un viernes a las 3 de la tarde; la desperté a Flor de la siesta, emocionado por una propuesta (y una oportunidad, claro) que me parecía fantástica.

Esas cosas no se olvidan nunca. Ese sentimiento de confianza en uno que existía, aún sin conocernos personalmente.

Aquel programa se llamaba “Sabores y destinos”, el mismo que evolucionó a lo que hoy es “El Disfrute”, y el mismo programa radial en el que domingo tras domingo se me da la posibilidad de hablar libremente de lo que más me apasiona en este mundo.

El domingo pasado sucedió algo interesante; interesante porque se reconoció el trabajo de este loco Mariano Martín que no descansa un segundo para conseguir las notas más insólitas, creativas y difíciles de encontrar. Desde Mar del Plata, además, con las trabas que a veces se presentan por las distancias.

El reconocimiento vino de parte de Aptra con los Martín Fierro Federal, y la premiación a El Disfrute como el Mejor Programa Gastronómico de la radio argentina.

Un orgullo, como les dije al principio, sentirme parte de este grupo que junto a Lalo Maciel y Matías Merlo, los dos grandes conductores del ciclo, hacen semana a semana el mejor programa de cocina y vinos de Argentina. Eso lo creía yo ya desde hacía un tiempo, pero ahora el país también lo sabe.

Y eso, como suelo decir, merece un brindis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *