Cinco destinos del Chardonnay

De punta a punta del globo, en un recorrido por las principales zonas vitivinícolas en donde la gran cepa blanca pisa fuerte. Desde su cuna natal hasta los terruños más novedosos, en una diversa vuelta alrededor de su mundo.

No resulta fácil recabar información del comportamiento de una única variedad a través de las geografías más desiguales. Los números varían, la superficie plantada aumenta y disminuye conforme se modifican las modas y, lo peor, muchos países no cuentan con estadísticas realmente confiables. Se estima, sin embargo, que hay más de 170.000 hectáreas de Chardonnay en todo el mundo. Por orden de importancia, podríamos ubicar a los Estados Unidos como el principal país en materia de difusión de la cepa, seguido por Francia, Australia e Italia. ¿Qué país cierra el TOP 5? Moldavia, curiosamente. Otro dato que llama la atención es que la Chardonnay está clasificada como una de las diez variedades de uva (entre blancas y tintas) más difundidas del mundo, compartiendo espacios con la Sultanine Blanche, Airén, Grenache Noir, Merlot, Ugni Blanc, Cabernet Sauvignon, Cariñena, Dattier de Beytouth y Sangiovese.

Aunque la Chardonnay tiene la capacidad de reinventarse y entregar características caprichosamente versátiles, hay ciertas regiones en donde los vinos elaborados con ella salen de la media. Acá los invitamos a recorrer casi media docena de destinos, entre regiones específicas y países, en donde la Chardonnay repiquetea con fuerza.

Borgoña // Casi 12.000 son las hectáreas de Chardonnay que se dispersan por la extensa geografía de la región de Borgoña. Acá, es el ícono blanco el responsable absoluto del prestigio internacional que alcanzan las etiquetas más claras de la Côte de Beaune, Côte Chalonnaise, Mâconnais y, claro, del distrito de Chablis (que, dada su importancia, lo separamos dentro de este apartado).

California // Las estadísticas suelen ser algo confusas, pero está casi convenido que es California la región vitivinícola que agrupa la mayor extensión de viñedos de Chardonnay del globo: alrededor de 45.000 hectáreas que, incluso, superan ampliamente las de Francia en toda su extensión. Hoy, los Estados Unidos lograron transformar en gran parte el estilo de Chardonnay que ve el mundo, y es la cepa más plantada del estado, incluso por sobre cualquier exponente tinto.

Chablis // Los viñedos de la región francesa de Chablis se extienden a lo largo de las laderas que bordean el valle del hermoso río Serein. Una Apelación de Origen Controlada (AOC) de poco menos de 5.000 hectáreas plantadas en donde, quién puede negarlo, la Chardonnay encuentra su cumbre internacional. De aquí provienen, sin distinciones, los exponentes más afamados de la variedad, los que despliegan una sólida estructura mineral que puede identificarse a cientos de miles de kilómetros de distancia.

Champagne // Son en total 9.520 hectáreas de esta cepa, súper arraigada en la subzona llamada “Côte des Blancs”. Gracias a ella se logran las características notas florales, cítricas y minerales de los Champagne, siendo un ingrediente infaltable de los mejores exponentes de estos espumosos, creados para vivir por largos, largos años.

Chile // Los frescos valles chilenos, se sabe, son el hogar perfecto para muchas de las principales cepas blancas del mundo. La Chardonnay es, por lo tanto, una parte fundamental de la vitivinicultura del otro costado de la Cordillera de los Andes, en donde actualmente hay un total de 13.082 hectáreas… un número para nada menor (imaginen que es más del doble de lo que existe al día de hoy en nuestro país).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *