Argentina tiene su Disneyland del vino

Un lugar tipo parque de diversiones para todos los que amamos esto de beber. En pleno Valle de Uco, un grupete de muchachos está armando un espacio chiqutito para que visites, caminando, algunas de las bodegas que elaboran vinos de la ostia.

La ruta es la 29. Atraviesa unas cien mil millas, cortando de punta a punta el verde Valle de Napa, allá por California. Tengo viva y coleando mi primera visita a esos pagos, encantado con algo que no se podía ver por aquel entonces en la Argentina: las bodegas rebotaban a uno y otro costado de la ruta, apretadas en pocos kilómetros, apiladas para resumir una tarea que en otros lados tomaba días.

Sí, acá era impensado. Extensiones enormes, productores dispersos, viñas salpicadas de a cientos de hectáreas.

Impensado, hasta hoy. Porque resulta que Pablo Gimenéz Riili, ducho en menesteres inmobiliarios en Mendoza, puso primera con esta iniciativa que no tiene antecedentes conocidos en ningún otro rinconcito del mundo.

La cosa arrancó en 2005 cuando, junto al norteamericano Michael Evans, formaron The Vines Of Mendoza, un proyecto inmobiliario/hotelero/gastronómico/turístico/etcétera/etcétera del que, así como si nada, ahora se desprende esta Disneylandia sin Mickey pero con mucho Malbec.

Villa de Enólogos, le llamaron, y bajo ese paraguas están reuniendo a algunas de las bodegas familiares y personales más prometedoras de nuestra industria. Marcelo Pelleriti asociado al músico Pedro Aznar con su proyecto Abremundos o los popes Santiago Achával, Mauricio Lorca y Alejandro Vigil son algunos de los nombres que prometen.

Todos encerrados en treinta hectáreas sobre la ruta 94, en el kilómetro 11 en Tunuyán, y todo programado para que los visitantes puedan recorrer en un mismo día un grupo grande de viñedos, caminando de unos a otros.

Algunas bodegas (como la del propio Giménez Riili y su familia) ya estrenaron, pero la primera etapa del proyecto, con sus zonas comunes, restaurantes, espacios de recreación y paseos planea estar finiquitado recién para 2016.

Mientras, se puede hacer alguna aproximación chusmeando incluso la recientemente inaugurada SuperUco, bodega biodinámica (todita circular, como manda esta metodología de agricultura) de Gerardo, Gabriel, Matías y Juan Pablo, el cuarteto de Michelinis que también son de la partida.

¿Preparando un paseo por el Valle de Uco? Agenden entonces el dato, están avisados.