Winetrip. Tres días en Borgoña

Por ahí estás buscando destinos, ciudades en las que comer y beber como los dioses, vacaciones que giren en torno a una panzada de grandes vinos y mejores platos. En tres días, podés conocer la meca de cualquier foodie. Ésta es mi guía de enoturismo a la Borgoña.

IMG-4759 (1)Son los mejores Pinot Noir del planeta, ni dudarlo. Y esos Chardonnay intensos que, contrariamente a lo que puede esperarse de un blanco, acá viven por años. La Borgoña es el paraíso para quien quiera iniciar un viaje marcado por el sabor.

Ubicada en el centro-este de Francia, la región de Borgoña cuenta con poco menos de 30.000 hectáreas de viñedos, campos ganaderos, olivares y praderas vírgenes. Y su gastronomía, imposible hacer a un lado por esa mezcla de celtas, romanos y búlgaros que imprimieron tradiciones culinarias… y que la sapiencia francesa supo refinar a lo largo de los siglos.

Un recorrido de tres días es suficiente para descubrir ese factor  que hace que el planeta entero se derrita de placer ante los pies de la Borgoña.

 

Día 1. Chablis

Con 2.500 habitantes, Chablis es uno de los pueblos más chiquitos de Francia y, también, una de las más importantes AOCs. La clave, acá, es disfrutar sus mundialmente renombrados blancos a base de Chardonnay.

Una buena opción es contratar de antemano un tour pre armado como Chablis Vititours que recorra los viñedos más representativos de la zona. Si optan por hacer el paseo de forma privada, hay dos bodegas imprescindibles: Château Long-Depaquit y Domaine Laroche.

 

Día 2. Beaune
Les presento a Román. Acá me engancharon robándome un sarmiento en Domaine de la Romanée-Conti, cerca de Beaune.

Les presento a Román. Acá me engancharon robándome un sarmiento en Domaine de la Romanée-Conti, cerca de Beaune.

La cuna del vino borgoñón: una ciudad que habla de vinos, vive del vino y respira perfume a Pinot Noir. Como casi todo pueblo pequeño escondido en el interior del país, sobresalen las callejuelas empedradas y algunos grandes ejemplos de arquitectura gótica, como Les Hospices de Beaune, un edificio declarado Patrimonio Nacional de Francia enclavado en el corazón de la ciudad y que es punto de inicio de cualquier recorrido por el centro cívico.

Durante el día, la cita es con las bodegas. Cercanas al casco histórico hay un buen puñado de marcas reconocidas en todo el planeta, como Patriarche Pere & Fils, Olivier Leflaive y el mítico Château de Pommard, todas realizando tours guiados en los que es recomendable contar siempre con reserva previa.

A la hora de la cena, una única noche va a ser insuficiente. Solo en Beaune y sus alrededores, hay 9 restaurantes con estrellas Michelin (incluyendo un tres estrellas: Maison Lameloise) que se suman a una oferta inmensa de bistrós casuales, pastelerías de lujo y cavas con añadas extintas de los mejores exponentes de la región.

El sitio web de la Oficina de Turismo de Beaune es un buen primer paso para armar el itinerario, con recomendaciones inteligentes de actividades, alternativas de hospedaje, recorridos sugeridos y reservas online.

 

Día 3. Dijon

La capital de la región no puede quedar afuera del viaje porque, además de su enorme riqueza culinaria, Dijon conserva importantes obras de arte, edificios históricos y monumentos, lo que la transforma en uno de los centros culturales más importantes de Francia. El Musee des Beaux-Arts de Dijon y la catedral gótica Notre Dame son dos visitas culturales ineludibles.

Pero, digámoslo: al viaje lo planeamos para comer, beber y disfrutar con el paladar, así que en Dijon y sus alrededores también hay mucho de eso. La Fromagerie Gaugry coordina visitas guiadas que finalizan con la degustación de sus prestigiosos quesos. Pero el broche de oro debe ser el Mercado de Dijón, que abre solo martes, jueves, viernes y sábados; aquí, productores locales (lo cual puede resultar un impedimento de comunicación si no hablamos francés) de frutas, especias, verduras, carnes, mariscos y quesos se agrupan en un lugar cubierto precioso, rodeado de cafés y restaurantes al paso en los que, como es de esperar, también se come como los dioses.

 

IMG-4804 (1)

Viñedos en Vosne-Romanée

 

Cómo moverse // Lo ideal es llegar vía aérea a Paris o Dijon y, desde allí, alquilar un automóvil. Por las distancias cercanas entre los pueblos (y lo hermoso del camino), la mejor sugerencia es que se aventuren a la sorpresa de vivir los caminos de la Borgoña desde adentro, animándose a realizar paradas en el camino y dejándose tentar con algunos interesantísimos restaurantes perdidos en medio de la campiña francesa.

Qué comer // Hay miles de platos y productos que no pueden perderse si emprenden un viaje culinario por Borgoña. Arrancando por el mundialmente famoso bœuf bourguignon (un estofado de buey cocinado en vino tinto y perfumado con ajo, cebollas, zanahorias y especias) hasta los caracoles, servidos en cualquier taberna con una generosa cantidad de manteca, ajo y perejil. La mostaza de Dijon, claramente infaltable, y el jambon persillé, un embutido de cerdo tradicional de la región.

Qué beber // Todo. Absolutamente toda botella que se les cruce en su camino. Los tintos a base de Pinot Noir y blancos de Chardonnay son estrellas indiscutidas, pero difícilmente lean en las etiquetas la mención del varietal. En cambio, son las zonas/viñas (conocidas aquí como ‘cru’) las que definen su precio, prestigio y calidad. Mi consejo es que se relajen: lo más maravilloso es que hoy resulta prácticamente imposible encontrar botellas olvidables en este rincón de Francia.

Cuándo ir // Cada estación tiene su encanto, pero las épocas de verano y otoño son las de mayor actividad en el viñedo. Entre septiembre y octubre pueden verse a los bodegueros en plena vendimia, y eso es un espectáculo que no se pueden perder. Además, estos meses están plagados de festivales, exposiciones, subastas de añadas antiguas, degustaciones y actividades al aire libre, como el súper recomendable Salón de Quesos, Vinos y Panes que tiene lugar en Beaune cada octubre.

 

Burgundy-Wine-Map-wine-folly

Un comentario en “Winetrip. Tres días en Borgoña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *