¡Ustedes votaron! Los 5 mejores vinos del 2018

Después de una convocatoria por Instagram, y con poco más de 1350 sugerencias de ustedes, armé un TOP5 con las etiquetas más destacadas del año que se va. Salteños a la cabeza, todos tintos y mucha marca fuera del circuito. Estas fueron las conclusiones.

La cosa es que cada año se me da a mí por armar un conteo con los vinos que más se destacaron (bajo mi humilde entender, claramente). Esta vez, hicimos las cosas al revés. A través de mi cuenta en Instagram invité a todos a que hagan sus comentarios y se tienten a contar cuál fue su elegido del año. Fueron 1354 comentarios, en donde encontré:

– Una ausencia casi absoluta de rosados, para mí, la gran tendencia del 2018.

– Muchísimas marcas de bodegas chiquitas, difíciles de conseguir y conocidas de boca en boca.

– Salta a la cabeza.

– Poco blanco, con los blancos divinos que estamos haciendo hoy en el país.

Ok, basta de cháchara. Éste es el TOP5 con los mejores vinos del 2018 elegidos por ustedes:

 

Puesto #5

Gran Enemigo Single Vineyard El Cepillo Cabernet Franc 2014
Bodega Aleanna – El Cepillo, Valle de Uco, Mendoza. Argentina

Un clásico en estos conteos… y es que resulta casi imposible prescindir de esta línea, siempre tan generosa. De todos los Gran Enemigo Single Vineyard, me sorprendió mucho encontrar el de El Cepillo entre sus comentarios; siempre lo defendí como mi favorito, pero su producción es chiquita y compleja (como les conté con el Pintom), por lo que es usual que sus hermanos de Gualtallary o Agrelo sean más usuales en las góndolas. Dicho esto, es un Cabernet Franc maravilloso, repleto de sutilezas y con una boca muy bien moldeada, fluida, fresca, apenas mentolada. Una delicia.

Precio sugerido en Argentina: 1520 pesos (38 dólares)

 

Puesto #4

Los Abandonados Cabernet Franc 2015
Paso a Paso Wines – Los Chacayes, Tunuyán, Valle de Uco. Argentina

Norberto Páez y Sebastián Bisole, ambos ingenieros agrónomos, elaboran este vino a puro huevo. Literal: acá hay una vinificación íntegramente realizada en vasijas ovoides de concreto, con levaduras indígenas y cero aporte de madera. En este espíritu de respetar a rajatabla lo que la naturaleza da (y tratar de toquetear lo menos posible con adiciones, madera y compañía), los vinos de Paso a Paso son de los que más me han sorprendido en este último tiempo en Argentina, y celebro mucho no ser el único enamorado de estos vinos.

Precio sugerido en Argentina: 650 pesos (17 dólares)

 

Puesto #3

Pintom Pinot Noir 2017
Vinos del Frío – El Cepillo, Valle de Uco, Mendoza. Argentina

Otro secreto a voces: este Pinot es el capricho personal de Gabriel Dvoskin, periodista y grandísimo conocedor del mundo del vino. Apostó a El Cepillo, una zona compleja de Mendoza por sus condiciones climáticas extremas: hay años en los que es imposible hacer vino… pero cuando se puede, el resultado está por sobre la media. Y sabemos que al Pinot le gusta eso de sufrir. Este Pintom realmente es una bomba que va por la tangente, buscando la simpleza y haciendo alarde del “menos es más”. Si les gusta el Pinot, a este escaso tienen que probarlo.

Precio sugerido en Argentina: 1120 pesos (28 dólares)

 

Puesto #2

Mugrón Blend Tinto 2015
Blend de enólogos – San Carlos, Yacochuya y Cafayate, Salta; Tucumán. Argentina

Un clásico del norte que se consolida como favorito. El proyecto comenzó hace ya varios años de la mano de cuatro enólogos amigos: Paco Puga, Mariano Quiroga Adamo, Claudio Maza y Rafa Domingo, y siempre con la idea de mezclar un poco de cada estilo. La añada 2015 fue 46% Malbec, 35% Cabernet Sauvignon y 19% Tannat… y hay que aprovechar y buscarlo porque se hacen poco más de 3000 botellas al año nomás.

Precio sugerido en Argentina: 550 pesos (14 dólares)

 

Puesto #1 – EL VINO DEL AÑO

Sunal Ilógico Malbec 2016
Agustín Lanús Wines – Luracatao y Pucará, Salta; Amaicha del Valle, Tucumán; Hualfin, Catamarca. Argentina

Un grandísimo vino que conocí este año y con el que, coincido, hay una atracción particular. Es un 100% Malbec pero procedente de distintos terruños del norte argentino, todos muy por encima de los 2000 metros de altura. El resultado es pura intensidad, una boca arrolladora y mucha frescura a pesar de sus casi 15 grados de alcohol. No es fácil de conseguir, pero vale el intento a un precio muy racional.

Precio sugerido en Argentina: 500 pesos (13 dólares)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *