UN VINO mío

Un espacio en MarianoBraga.com en el que destacadas personalidades de la gastronomía, la enología y la cultura en Argentina y el mundo nos cuentan sobre ese vino que les dejó una huella. Esta vez, me toca a mí.

CZERBueno, che, ¿por qué no? Como último posteo, y después de un mes entero viendo desfilar a algunas de las personalidades más importantes del mundo del vino, podía meter la pata. O la nariz. Y proponer yo mismo UN VINO que tiene un gran significado personal.

Un vino que bebí alguna vez, en una añada que bebí alguna vez.

Pero hay una frase hermosa que dice: ‘no hay vinos, sino botellas’. Así que esta botella será especial. Digo ‘será’ porque la tengo guardada en mi cava, todavía sin abrir, esperando ese momento.

Si han leído el blog o me escucharon por ahí, puede llamarles la atención esto de “mi cava”, teniendo en cuenta que siempre digo que no guardo vinos. No guardo, soy impaciente y bebo con asiduidad (fíjense lo elegante que lo dije), pero tengo una única botella que está viendo pasar los años. El vino en cuestión es el Catena Zapata Estiba Reservada 1997.

Es un vinazo, sí, pero realmente eso no importa. El motivo por detrás es, para mí, lo más movilizante. Y voy a contarles el porqué.

Hace casi 5 años nacía Mateo, mi hijo. Nació en un entorno… digámosle… bueno… poco favorable. Parto de urgencia a los 6 meses de embarazo, reanimación, respirador, neonatología, neumonólogos, saturadores y compañía. A un nacimiento jodido le siguieron cuatro meses de internación, pronósticos horribles y esas cosas difíciles de transmitir pero que, si el que lee es un papá navegando las aguas de la discapacidad, me entenderá perfectamente. El tiempo enseña, apacigua aguas y te invita a que le exprimas a la vida las cosas positivas.

Este Estiba Reservada está esperando que Mateo dé sus primeros pasos. Soy un tipo optimista, che, y aunque ya está por cumplir 5, le hacemos honor junto a Flor a esa frase que dice ‘la esperanza es lo último que se pierde’.

Mateo lo sabe, además: lo tengo amenazado con que a este blend de mayoría de Cabernet que elabora Catena Zapata como uno de sus íconos, lo voy a tomar sí o sí. Y, qué quieren que les diga, yo a ese pibe le tengo una fe tremenda.

17 comentarios en “UN VINO mío

  1. Mariano. Es tal cual. Ese vino lo vas a disfrutar doble y con una emoción terrible. Va a ser el vino de 101pts para vos!
    Cuando suceden cosas así uno ve la vida de otra forma y todo lo disfruta el doble.
    La mía no llegó a caminar… Solo a abrir sus ojitos…

  2. Mariano, sou brasileiro, enófilo e leio o seu blog quase que diariamente. Mas, acima de tudo, sou pai. Impossível não ficar emocionado com seu texto. E sim, em breve, você abrirá esta garrafa! Nada mais forte do que fé e amor!
    Saludos!
    Otávio Borsato

  3. Mariano, excelente excusa para disfrutar…. los pronosticos con voluntad se cambian; lo digo con conocimiento de causa. Brindo x la esperanza y el amor!❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *