Tendencias del vino argentino. De esto se hablará desde hoy

Acaba de terminar la edición 2017 de la Premium Tasting Mendoza y, como cada año, su cierre deja al desnudo las últimas tendencias, realidad y futuro de los vinos de nuestro país. Acá te cuento uno a uno los seis puntos de la nueva agenda del vino argentino.
Blancos wow

Es una corriente de la que se habla hace un tiempito, pero en esta Premium Tasting 2017 los vinos blancos tuvieron un rol central. ¿Mis preferidos? El Finca Suárez Chardonnay 2016 y el Susana Balbo White Blend 2016, pero en realidad sorprendieron abiertamente, y para bien, los dos flights (así le llamamos a la ‘tanda’ de vinos, agrupados de acuerdo a algún criterio en particular para comparar unos y otros). Valen para destacarse el hermoso Torrontés de El Esteco, respetando el amargo final de la cepa y su carácter desprolijo, sin maquillarlo, y el Altar Uco Edad Media (90% Sauvignon Blanc y 10% Chenin) de Juampi Michelini, ambos increíbles.

Hay blancos para rato en Argentina, y el descubrimiento es constante, así que, créanme, lo que vemos hoy es apenas la punta de un volcán a punto de explotar.

IMG_5051

2017. RIP Copa flauta

No es que sea una conclusión directamente relacionada a la Premium, pero sí es cierto que este gran evento dejó en evidencia la muerte de la copa flauta para espumosos. Ya no van más, sépanlo. De las 36 etiquetas que probamos, solo una (la última muestra) perteneció a un vino con burbujas: el Progenie I de Bodega Vistalba. Y, oh casualidad, fue el único exponente que mereció un recipiente especial. ¿Copa flauta? ¿Copa tulipa? Nada de eso, el cristal que se buscó fue dadivoso, de pie alto, cáliz regordete y dimensiones generosas capaces de darle lugar a un vino que, más allá de su espuma, tenía mucho que contar.

La tendencia está fuerte, y así como en su momento se elegía una copa Pompadour, luego la flauta y más tarde la tulipa, hoy se pondera la expresión en una clásica copa de vino blanco, de cáliz ensanchado, boca cerradita y mayor capacidad.

¿Un detalle? Este año se cataron todos los vinos en las copas Reveal Up Intense de Chef & Sommelier, que trae a la Argentina R Cristal. Un detalle que sumó mucho, mucho.

 

IMG_4965El poder de estar todos juntos

Ésa es la mayor virtud de la Premium Tasting: encontrás a todos los grandes (para mí, tal como dije el año pasado, con la sentida ausencia de Marcelo Pelleriti y las bodegas de Clos de los Siete, que se extrañan). A cada vino lo presenta su hacedor, te cuenta cómo estuvo la cosecha, qué lo llevó a darle vida a esa etiqueta, qué hay para mejorar, qué lo conmueve. Eso lo encontrás en este evento, y pará de contar.

 

Escobajo

Una tendencia de la que escribí mil veces y que, con sus idas y vueltas, cada vez lo notás más: mucha de la alta gama argentina se elabora en parte, o en un 100%, con el racimo entero, incluyendo el escobajo (todas las ramificaciones que unen los granos) en la vinificación.

El vino resultante tiene más textura, volumen en la boca e, incluso, un tinte rugoso/vegetal que entrega complejidad y lo hace distinto. Buenos ejemplos de vinos fermentados con raspones que catamos en la Premium Tasting fueron el J. Alberto 2016 de Noemía y el Eggo Franco 2016 de Zorzal.

IMG_5879

No entendemos nada

Ese enólogo que admirás. El sommelier que sabe largo y tendido. El crítico que cató estos vinos mil veces. Todos, sin distinción, destacan esto: cuanto más aprendemos, menos sabemos.

Esto quedó evidenciado en la Premium Tasting, y también en los seminarios del día anterior. Los chicos de Vinómanos (Joaquín Hidalgo y Alejandro Iglesias) reflejando lo difícil que es decodificar tecnicismos de bodega para llevarlos a los medios o el súperpujante Seba Zuccardi asegurando que aún sabemos poco y nada del Valle de Uco.

Me encanta defender esta idea de que nunca llegaremos a entenderlo del todo al vino. La importancia de no llevar a lo objetivo algo que no lo es y que, justamente, es pura apreciación personal. El vino es disfrutarlo, muchachos, no perdamos nunca de vista eso.

 

IMG_5133¿Dónde están las chicas?

Hoy está de moda hablar de la ausencia de mujeres en el mundo de la cocina, pero en la industria del vino sucede algo muy parecido. Sacando los casos de Pamela Alfonso (Alta Vista), Susana Balbo (Susana Balbo Wines), Estela Perinetti (Luca), Andrea Mufatto (Michelini&Mufatto) y Julia Halupczok (Finca Sophenia), los vinos argentinos de los que habla el mundo siguen estando marcados por la testosterona.

¿Es que faltan chicas comandando los hilos de la enología o será que sus vinos no alcanzan las primeras planas? Y ojo que estoy tan en contra del machismo extremo como del feminismo a ultranza. El vino (bue… todos los aspectos de la vida en general) deberían ser valorados por lo que son, mucho más allá del sexo detrás de quien los moldea. Pero que faltan mujeres en este escenario, es indudable.

IMG_5319

7 comentarios en “Tendencias del vino argentino. De esto se hablará desde hoy

  1. me encanta leer este sitio y de decir lo amplio , generoso y rotundamente bueno que es ………..(y soy amante del papel impreso y como cada unos meses !!! reclamo el libro) no te enojes !!! !!!!!!! un gran saludo mariano !!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *