La era del Moscatel

El mundo habla de ellos, pero en Argentina la cosa recién arranca. Si te gusta ese espíritu desprolijo del Torrontés y le coqueteás al dulzor extra, este vino es para vos. Vení que te recomiendo un cuarteto de la nueva era de Moscateles para descorchar.

Están de moda desde hace algunos años, aunque en estos pagos resulta aún una novedad. Cuando Catena Zapata tiró la primera piedra con su Álamos Moscatel, quedaba claro que era el comienzo de algo grande. Apenitas dulzones, de alcohol bajo e ideales para meterle unos cuantos hielos a la copa y hacerlos todavía más glaciales, hoy se pueden conseguir etiquetas divinas que sirven para aplacar este calor insostenible de otro modo.

¿Mis recomendaciones? Éstas.

 

Álamos Moscatel de Alejandría
Catena Zapata – Zona Este, Mendoza, Argentina

alamosFue el pionero de la lista, sumado al boom mundial del Moscatel con un poquitín de azúcar residual. Lo más maravilloso de este vino es que lo encontrás como la parada intermedia entre un blanco completamente seco y uno al que llamarías “dulce”. Es dulce, claro, pero ese azúcar está tan bien logrado y equilibrado por el perfume extravagante y la acidez que lo vuelve irresistible para un día de calor extremo. Ideal para refrescar más de la cuenta.

Precio sugerido en Argentina: 145 pesos (10 dólares)

 

Valbona Moscatel Dulce
Bodega Augusto Pulenta – 9 de Julio, San Juan, Argentina

valbonaSan Juan produce cantidad y, sin embargo, encontrás pocas bodegas locales que etiqueten y vendan con su nombre y apellido. Lo que hace Pulenta siempre sale bien parado… sobre todo en franjas de precio competitivas, como este blanco dulce, de cosecha dilatada hasta mediados del otoño, con olorcito a miel, jazmín y pan dulce. De todos, es seguramente el menos complejo, así que no le tengas miedo a sacarlo del freezer y servirlo a punto de congelación.

Precio sugerido en Argentina: 65 pesos (4 dólares)

 

Uxmal Moscatel de Alejandría
Bodega Uxmal – Zona Este, Mendoza, Argentina

uxmalEs una novedad absoluta que acaba de salir al mercado y que se suma a la lista que confirman la tendencia: los Moscateles dulces llegaron para quedarse. Transparentón a más no poder, de nariz de almíbar, dulce de membrillo y limón y una boca en donde los 12,5 gramos de azúcar residual por litro se hacen sentir. Alcohol bajo, cosecha reciente, madera cero, felicidad total.

Precio sugerido en Argentina: 86 pesos (6 dólares)

 

Durigutti Clásico Moscatel
Familia Durigutti – Maipú, Mendoza, Argentina

Imagen1Éste es otro Moscatel tradicional argentino, aunque con nada de azúcar residual perceptible. Un estilo distinto a los anteriores, porque acá la uva está tomada como una blanca más, de cosecha temprana (a principios de febrero) para sacarle brillo al aporte relampagueante de la acidez. Ese entender distinto del racimo deviene en un blanco mucho más fresco, con perfumes a fruta fresca y algo de mermelada de duraznos que aparece en el paladar y que, solo ahí, le hace un guiño al dulzor… pero solo como para engatusar.

Precio sugerido en Argentina: 120 pesos (8 dólares)

2 comentarios en “La era del Moscatel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *