La batalla de los Cabernet

Uno, el gran tinto mundial. El otro, la nueva apuesta de los viñedos argentinos. Enredados en la góndola pero con acentos muy diferentes en la copa, en esta nota que escribí para Alta de Aerolíneas Argentinas te cuento todo sobre una rivalidad que está más viva que nunca.

No, no son lo mismo, y aunque el asunto se preste a confusión, Sauvignon y Franc hablan idiomas distintos. Hay una raíz común, es cierto: las dos son variedades de uva tinta, pero fue la Cabernet Franc la que se cruzó con la Sauvignon Blanc (blanca, ella) en algún momento del siglo XVII en el suroeste de Francia, para dar lugar al Cabernet Sauvignon considerado, hoy, el gran icono de los tintos del mundo.

En Argentina los hay de ambos y, si bien el Cabernet Sauvignon es estrella (ocupando unas casi 15.000 hectáreas totales, muy por encima de las apenas 1.000 de su progenitor), es el Franc el que se ha propuesto en la última década como la gran revelación, combinándose de maravillas en proporciones pequeñas con Malbec y transformando el perfil de muchos de los grandes vinos nacionales.

Es en la copa es donde se ven las mayores diferencias. Vinificado de manera individual, el Franc desarrolla una nariz dulzona intensamente expresiva que, sumada a su paladar suave, lo hace parar en la vereda de enfrente a la del rey de los tintos, siempre herbáceo, rugoso y de carácter rústico. Este perfil más elegante del Franc encuentra hoy su mejor expresión en los distritos fríos del Valle de Uco mendocino, sobre todo en las zonas de Gualtallary, El Cepillo y San Pablo, escalando alto en la Cordillera de los Andes, casi al límite oeste explorado de la vitivinicultura nacional.

Mientras tanto, el Cabernet Sauvignon logra hoy seguir demostrando enorme ductilidad en todo el país, con una sensibilidad gigantesca al terruño que lo ve nacer. Desde los tintos de alcoholes altos y colores rabiosamente profundos en Salta hasta la faceta fresca y mentolada de la Patagonia Norte y, en el medio, un sinnúmero de grises entre Mendoza, San Juan, Tucumán o La Pampa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *